Por qué debe invertir su dinero y no gastarlo

Cuando escuchas las noticias de la noche y escuchas los informes de que el mercado de valores tuvo un gran día, ¿te encuentras deseoso estar invirtiendo? Si es así, probablemente no estés solo. Sólo alrededor del 5 por ciento de las personas invierten en el mercado de valores. Aquí le diremos por qué debe invertir su dinero y no gastarlo.

El ahorro y la inversión a menudo se utilizan para referirse al mismo concepto, pero hay una diferencia.

Muchos nuevos inversionistas no entienden que ahorrar dinero e invertir dinero son cosas completamente diferentes. Tienen diferentes propósitos y juegan diferentes papeles en su estrategia financiera y en su balance general. Asegurarse de que tiene claro este concepto fundamental antes de comenzar su viaje hacia la creación de riqueza y la búsqueda de independencia financiera es vital, ya que puede ahorrarle muchos dolores de cabeza y estrés.

Tal vez el mejor lugar para empezar sería explicarle las diferencias entre ahorrar e invertir, definiendo ambos conceptos.

¿Cuál es la definición de ahorrar dinero?

Ahorrar dinero es el proceso de poner a un lado el dinero en efectivo y aparcarlo en un lugar extremadamente seguro y líquido (lo que significa que se puede vender o acceder a él en muy poco tiempo, a lo sumo en unos pocos días). Esto puede incluir cuentas de cheques y cuentas de ahorros. Esto puede incluir cuentas del mercado monetario (pero no siempre fondos del mercado monetario, ya que es necesario examinar detenidamente las tenencias y la estructura). Por encima de todo, las reservas de efectivo deben estar ahí cuando usted las alcance; disponibles para agarrar, agarrar y desplegar inmediatamente con la mínima demora sin importar lo que esté sucediendo a su alrededor.

Muchos inversionistas famosos y ricos, así como inversionistas de más edad que vivieron la Gran Depresión, en realidad abogan por mantener mucho dinero en efectivo oculto en algún lugar que sólo ellos conocen, incluso si se trata de una pérdida importante. Durante la crisis de 2008-2009, algunos gerentes de fondos de cobertura estaban aconsejando a sus familiares a retirar tanto dinero  en efectivo como pudieran de los cajeros automáticos porque creían que toda la economía iba a colapsar y que no habría ningún acceso al efectivo por un tiempo.

Ahorrar es guardar dinero que no gasta ahora para emergencias o para una compra futura. Es dinero al que quiere tener acceso rápidamente, con poco o ningún riesgo, y con la menor cantidad de impuestos. Las instituciones financieras ofrecen una serie de opciones de ahorro diferentes. Este es dinero que nunca generará ganancia, de lo contrario estará perdiendo su valor debido a la inflación. Claro que siempre es necesario tener un ahorro para cualquier emergencia o gastos personales, pero una vez que ya tiene reservada una cantidad para poder sobrevivir si es despedido por ejemplo, es momento de buscar la manera de hacer crecer el dinero extra.

Crecimiento de ahorros

¿Cuál es la definición de invertir dinero?

Invertir dinero es el proceso de usar su dinero, o capital, para comprar un activo que usted piensa que tiene una buena probabilidad de generar una tasa de retorno segura y aceptable con el tiempo, haciéndolo más rico incluso si esto significa sufrir volatilidad, quizás incluso por años. Las verdaderas inversiones están respaldadas por algún tipo de margen de seguridad, a menudo en forma de activos de los propietarios.

Invertir es comprar activos tales como acciones, bonos, fondos mutuos, bienes raíces o incluso criptomonedas con la expectativa de que su inversión hará dinero para usted. Por lo general, las inversiones se definen objetivos a largo plazo. En términos generales, las inversiones pueden clasificarse como inversiones para generar nuevos ingresos o inversiones de crecimiento a largo plazo.

¿Cuánto debo ahorrar en comparación con cuánto debo invertir?

Ahorrar dinero casi siempre debe ser antes de invertir dinero. Piense en ello como el fundamento sobre el cual se construye su base financiera. La razón es simple. A menos que usted herede una gran cantidad de riqueza, son sus ahorros los que le proporcionarán el capital para alimentar sus inversiones. Si los tiempos se ponen difíciles y usted necesita dinero en efectivo, probablemente estará vendiendo sus inversiones en el peor momento posible. Esa no es una buena receta para enriquecerse.

Hay dos tipos principales de programas de ahorro que debe incluir en su vida. Lo son:

Como regla general, sus ahorros deben ser suficientes para cubrir todos sus gastos personales, incluyendo su hipoteca, pagos de préstamos, costos de seguros, cuentas de servicios públicos, alimentos y ropa durante al menos seis meses. De esa manera, si usted pierde su trabajo, podrá tener suficiente tiempo para ajustar su vida sin la presión extrema que viene de vivir de quincena en quincena. Cualquier propósito específico en su vida que requiera una gran cantidad de dinero en efectivo en cinco años o menos debe estar basado en el ahorro, no en la inversión. El mercado de valores en el corto plazo puede ser extremadamente volátil, perdiendo más del 50 por ciento de su valor en un solo año.

Sólo después de que estas cosas estén en su lugar, y usted tenga seguro de salud, debe comenzar a invertir.  La única excepción posible es poner dinero en su plan de retiro en el trabajo si su compañía iguala sus contribuciones. Esto se debe a que no sólo obtendrá una reducción sustancial de impuestos por poner dinero en su cuenta de jubilación, sino que los fondos correspondientes representan básicamente dinero en efectivo gratuito que se le está entregando en una bandeja de plata y existen protección económica contra la bancarrota para los activos que se mantienen dentro de dicha cuenta en caso de que usted sea despedido.

Invertir vs ahorrar

Considere lo siguiente:

Si usted deposita $2,000 en una cuenta de ahorros a un interés anual del 3 por ciento, crecería a $3,585 en 20 años (antes de impuestos). Los mismos $2,000 invertidos en un fondo de inversión que gana un promedio de 10 por ciento al año crecerían a $13,465 en 20 años (antes de impuestos).

El interés compuesto puede ser muy poderoso y es mejor empezar lo más temprano posible…