¿Por qué alimentarse sanamente?

¿POR QUÉ NECESITA ALIMENTARSE SANAMENTE?

Cuando se trata de una alimentación saludable, esto pareciera ser algo muy simple y repetimos: sólo hay que evitar las grasas y los azúcares, comer ensaladas y beber suficiente agua a diario. Bueno, ese es un paso muy importante, pero lo que quizá no sabes es que eso no lo es todo.

En primer lugar, dejemos bien en claro que comer saludable nos otorga un equilibrio en nuestro cuerpo y cuando se está en equilibrio, se disminuye el riesgo de sufrir infecciones e inflamaciones, al tiempo que se mantiene el alto nivel de defensa y protección.

Cuando invertimos en alimentos saludables, no necesitamos invertir tanto en medicamentos, por lo tanto, el hecho principal es éste: el mantenimiento de la salud. Dicen y remarcan nutricionistas y expertos en la buena alimentación.

Para el nutricionista, la salud es el completo bienestar físico, mental y emocional, entonces, desde el momento en que el cuerpo entra en equilibrio a través de una dieta saludable y otros cuidados, como ejercicios físicos, buenas horas de sueño, una adecuada ingesta de agua, comenzamos notar grandes cambios y a tener una vida mucho más saludable.

Pero, sabemos que no siempre es tan fácil tener una dieta equilibrada como una rutina.

¿QUÉ SE PUEDE HACER PARA QUE ESTE HÁBITO NOS PAREZCA MÁS FÁCIL?

Es muy importante saber que cualquier cambio en los hábitos alimenticios requiere de tiempo para que ocurra. Por lo tanto, debe hacerse con precaución, ya que los pequeños cambios se han convertido gradualmente en hábitos y además pueden crear otro efecto que no deseamos.

Se consideran dos pasos iniciales importantes: comer con moderación y a horas regulares. Preferiblemente debemos comer lo suficiente para satisfacer las necesidades diarias del cuerpo y evitar el exceso. Esto se debe a que, muchas veces, la persona ya no tiene hambre, pero sólo quiere comer, por lo que es importante diferenciar uno del otro. En realidad, recordar que los alimentos son el combustible para mantener un óptimo funcionamiento del cuerpo.

Otro consejo que los nutricionistas dan es el de no cortar repentinamente un solo tipo de alimento. El corte sólo de grasa o azúcar, permite, por ejemplo, que la persona permanezca con esta acción sólo durante dos o tres meses, volviendo a los viejos hábitos después de este período. Y, la mayor parte del tiempo, vuelve mucho peor. Recomiendo empezar despacio y prestar atención a las cantidades.

¿CUÁL ES EL MOMENTO ADECUADO PARA COMER?

No se puede hacer una cita para comer, ¿verdad? El hambre es un fenómeno frecuente, por lo que es importante vigilar las tres comidas principales del día: el desayuno, el almuerzo y la cena. Estas son las llamadas grandes comidas y, como el nombre ya revela la importancia, deben ser hechas de una manera apropiada.

En los intervalos entre comidas grandes, opta por bocadillos que resulten saludables. No abuses de las galletas industrializadas, que son generalmente más rápidas y prácticas pero que con el tiempo crean consecuencias. Es un buen momento para apostar por frutas, yogurt, semillas oleaginosas, snacks ligeros como sándwiches naturales con cereales integrales, carnes asadas, gelatinas, etc.

¿CUÁLES SON LOS BENEFICIOS DE UNA ALIMENTACIÓN BUENA Y SALUDABLE?

¿Todavía no estás convencido de cambiar tus hábitos alimenticios? Te mostraremos en detalle las principales razones para que inviertas en esta práctica salvavidas. Mira lo que son:

TE AYUDA A MANTENER EL BUEN FUNCIONAMIENTO DEL ORGANISMO

Para mantener todas las actividades vitales del organismo, necesitamos de energía. En otras palabras, incluso para respirar, necesitamos los alimentos que proporcionarán este combustible de mejor manera.

ALIMENTARSE SANAMENTE PREVIENE ENFERMEDADES

Como hemos mencionado anteriormente, es mejor invertir en alimentos sanos que en medicamentos. Los alimentos ricos en nutrientes pueden prevenir enfermedades como: hipertensión, obesidad, diabetes, gastritis, alergias, etc.

Además, comer alimentos con una gran cantidad de aditivos químicos, hormonas, pesticidas, entre otros, también puede causar una serie de riesgos para la salud.
Y todos sabemos que una mala salud nos hace invertir mucho dinero para recuperación y además trae de la mano malestares que nadie queremos sufrir.

MEJORA LA CALIDAD DE VIDA AL ALIMENTARSE SANAMENTE

Cuando el consumo de alimentos procesados se reduce y se sustituye por alimentos naturales y saludables, combinados con un estilo de vida saludable, los beneficios son visibles en la mejora de la salud y los resultados son casi inmediatos.

PROPORCIONA MÁS ENERGÍA AL CUERPO

Las personas que mantienen una dieta saludable, claramente tienen más energía porque es muy notable. Los alimentos termogénicos son esenciales para aquellos que llevan una vida ocupada y tienen un mayor gasto de energía. El pimentón, el jengibre, el té, la canela, el aceite de coco, los alimentos ricos en Omega 3 son excelentes ejemplos de termógenos naturales.

AUMENTA LA ESPERANZA DE VIDA

No es ningún secreto que la longevidad está ligada a la práctica de hábitos saludables. Y la comida es una parte fundamental de eso, y esto en un gran porcentaje. También vale la pena invertir en aquellos alimentos que tienen la función de retrasar el envejecimiento. Para ello, algunos de los alimentos son el ajo, el té verde, las almendras, el pescado, los tomates, el aceite de oliva, las verduras de color verde oscuro, las frutas rojas, entre otros más.

MEJORA LA CALIDAD DEL SUEÑO

Arreglemos unas cuantas cosas. No comas porciones grandes de comida por la noche! Trata de cenar temprano y después de cenar, prefiera bocadillos muy ligeros. Para dormir mejor, consume maracuyá, linaza, avena, leche tibia, repollo, salmón, arroz integral, lechuga, semillas de sésamo.

ALIMENTARSE SANAMENTE AYUDA A CONTROLAR EL PESO

Para la mayoría de las personas, el cuidado de su dieta tiene como objetivo principal el control y la reducción de peso. Pero es importante enfatizar que la pérdida de peso ocurre con la combinación de distintos factores. Además de comer, es necesario realizar ejercicios físicos con regularidad, dormir bien y suficiente, evitar el estrés, mantenerse al día con los exámenes médicos. Pero está claro que cuando uno apuesta por comidas naturales, mantener un peso saludable es mucho más fácil de lo que se cree.

En resumen, si comer bien no significa comer en grandes cantidades, consiste en comer verduras, frutas, cereales, legumbres, nueces, carne, productos lácteos y mariscos adecuadamente.

Pero al final, ¿QUÉ COMER PARA MANTENER UNA DIETA SALUDABLE?

Existen tres grandes grupos de alimentos: los constructores, los reguladores y las fuentes de energía. Debemos comer al menos una porción de cada uno durante el día para que su función sea adecuada. Para ello es importante conocer el rol de cada uno de ellos, compruébalo:

Constructores: Este es el grupo de las proteínas. Son fundamentales en la fase de crecimiento, ya que actúan en la formación de masa muscular, órganos, músculos y tejidos, además de ayudar en el metabolismo y producción de algunas enzimas.

Algunos ejemplos de proteínas son: leche, huevos, queso, carne, pescado, pollo, soja, lentejas, guisantes, frijoles.

correcta alimentación

Reguladores: Es el grupo de vitaminas, fibras y minerales. Son reguladores de los sistemas inmunológico, nervioso, endocrino y respiratorio. Las fibras, en cambio, actúan en la regulación de la función intestinal. Además, hidratan al cuerpo, fortalecen las uñas y el cabello, mejorando aún más la apariencia de la piel.

Ejemplos de estos son: vegetales y frutas.

Energía: Hidratos de carbono y lípidos. Son proveedores de energía y son fundamentales para la carrocería.

¿Cuáles son algunos de estos?: Pan, pasta, maíz, arroz, papas, azúcares, harina, miel, pasteles.

PROCURA MANTENERTE EN SINTONÍA PARA MASTICAR

Además de cuidar los alimentos que vas a comer, es realmente importante que aprendas a masticar de manera correcta.

Aún así, según los nutricionistas, parte de la perfecta absorción de nutrientes está en el acto de masticar, porque la digestión comienza en la boca. También señalan que mientras masticamos, se envían mensajes al cerebro que promueven la saciedad. Toda la producción hormonal que controla el hambre y la saciedad se produce de forma equilibrada.

El proceso de cambiar los hábitos alimenticios requiere de conocer su cuerpo y el de tener el deseo de cambiar, y entender la razón de este cambio. No es simplemente una cuestión de estética o de sobrepeso, es una cuestión de salud. Es por eso que debe darse prioridad a la calidad de vida que todos buscan al ofrecer una amplia gama alimentos naturales que mejoran la salud.

La misión de una alimentación sana es la de brindar calidad de vida, prevención y tratamiento de enfermedades a todas las personas a través de conocimientos sobre lo que ofrece la naturaleza. Consumir productos sanos, sabrosos y nutritivos con frescura y calidad.

Todos necesitan conocer sobre el tema y entender por qué cada vez más personas eligen una vida saludable. Alimentarse sanamente no solo puede impactarte en cuestión de salud, a la larga tener mayor energía puede hacerte que generes más ingreso al tener mejor rendimiento en tu trabajo, además de ahorrar en pastillas y visitas al doctor.

Y pensando en tu conveniencia, alimentarse de manera adecuada es aún más accesible para las personas. Elige comer bien y cambia totalmente tu vida.

Revisa también la publicación: 10 Maneras de aliviar el estrés en 1 minuto