Los secretos para una vida más tranquila: 13 claves infalibles

Los secretos para una vida más tranquila: 13 claves infalibles – Hoy en día, vivimos una vida extremadamente estresante. Existen tantas obligaciones, nuestra rutina es muy frenética, todos los que nos rodean viven a un ritmo tan acelerado que es difícil hasta que nos detenemos a respirar y tomamos tiempo para nosotros mismos. Sin embargo, vivir a este ritmo a largo plazo puede ser perjudicial para nuestra salud mental y física. ¿Qué tal si aprovechas este comienzo de año y empiezas a hacer algunos cambios en tus hábitos de inmediato? Entonces echa un vistazo el secreto para vivir una vida más tranquila.

  • El peso que todos cargamos
  • La importancia de tener una vida más tranquila
  • Liberarse de las tensiones
  • Hagamos un esfuerzo
  • ¿Quieres cambiar y tomar el control de tu vida?

El peso que todos cargamos

La gran mayoría de nosotros, vivimos con una carga realmente pesada. Puede ser por un trabajo en el que se exige mucho a sí mismo, por problemas familiares, problemas de relación… Todo ello sumado al ritmo frenético de una sociedad que exige que todo se haga lo más rápido posible. Ya estamos tan acostumbrados a vivir de esta manera que apenas nos damos cuenta de que no es una buena manera de vivir. ¿Cuándo fue la última vez que realizaste algo teniendo la mente totalmente libre de preocupaciones? ¿En qué momento de tu vida dejaste a un lado el buscar una vida más completa y ligera?

La importancia de tener una vida más tranquila

Otra de las cosas más importantes que podemos aprender conforme transcurre el tiempo en que iniciamos a trabajar con las relaciones personales, es que podemos hacer todo mejor cuando nos sentimos felices. Eso lo cambia todo de verdad. Si somos felices, somos más productivos, nuestras emociones están equilibradas y también nos resulta más fácil mantenernos concentrados en cualquier actividad que realizamos.

Existen algunos hábitos clave que, para algunos, actúan como grandes rituales que nos permiten ser más ligeros, libres de estrés. Se trata de cosas que resultan ser sencillas, pero que nos ayudan a equilibrar nuestras emociones y nos vuelven más ligeros, especialmente en aquellos días en los que no nos sentimos 100%.

Liberarse de tensiones

Según los expertos en el área, vivir una vida más a la ligera puede ser una forma en que una persona se libere de la carga de sentimientos, emociones, estrés y tensiones que lleva cada día y las acumulaciones de éstas. Es de esta manera que, aunque la persona se enfrente a retos diarios, lo hará de manera optimista y relajada. En otras palabras, tú podrás ver incluso una parte positiva del estrés, porque le harás superar las dificultades. Te convertirá en una persona mucho más positiva y optimista.

Consejos para lograr una vida más ligera

Algunos consejos sencillos que pueden ayudarnos a tomar la vida de una manera menos estresante y analizar los problemas desde otra perspectiva.
Intenten llevar algunos de éstos a su vida diaria y verán como tendrán una vida más tranquila.

Practicar deportes al aire libre

Además de ser un hábito extremadamente saludable, hacer deporte en un parque boscoso o en contacto con la naturaleza es una buena forma de renovar tu energía y aliviar el estrés. Además, la actividad física también ayuda a hacer que el cuerpo y la mente estén más activos y preparados para la vida diaria.

Tener un pasatiempo

Cantar, tocar algún instrumento musical, tomar fotografías. Encuentren actividades agradables que los haga felices. Éste es un gran consejo para relajarse y olvidar los problemas por un tiempo.

A vivir nuevas aventuras

Si no cuentan con un pasatiempo, nuevas experiencias y diferentes actividades son la mejor manera de encontrar un hobby. Una nueva aventura es siempre una buena opción, incluso para aquellos que ya tienen una actividad para sus momentos libres.

Un descanso después del almuerzo

Mucho menos radical, este consejo es para dar un nuevo vigor después de una mañana completa de trabajo. Relajarse en una hamaca o incluso tomar una pequeña siesta puede descansar su mente y aumentar la productividad en la tarde. Este consejo también se aplica a las cortas pausas durante las horas de trabajo, como un beber una buena taza de café para distraer un poco la cabeza.

Tomarse unos minutos para meditar

En la rutina diaria, es común pasar un día entero sin “detenerse a respirar”. Con la tecnología, entonces, no hay ni un solo minuto de descanso sin mirar los mensajes o las redes sociales del teléfono.

Coloquemos aquí un desafío: tomar algunos minutos del día para lograr tranquilizarse y sin interferencias de la televisión o de un smartphone. Hagamos una meditación. Un consejo para hacer esta actividad es prestar atención a nuestra respiración, conscientemente. El ejercicio ayuda a mantener la atención y la concentración, incluso durante la rutina.

Ver la vida de manera positiva

Las personas que sonríen a menudo son más felices y viven menos estresadas. Todo el mundo tiene problemas y centrarse en el lado negativo sólo ayudará a traer más estrés y dolor de cabeza en nuestras vidas. ¿Han oído hablar del vaso que tiene agua por la mitad? Las personas negativas dirán que el vaso está medio vacío, las personas optimistas dirán que está medio lleno. Sea parte de este segundo grupo. Prefieren prestar más atención a las pequeñas cosas buenas que ocurren cada día.

Permítanse tener algunos pequeños placeres

Reúnanse con sus amigos para conversar o tomar una cerveza al final del día, tomar un helado, beber un café, preparar una cena familiar, ver una película o estar cerca de las personas que amas. Estos son sólo algunos ejemplos de situaciones cotidianas muy sencillas, pero pueden traer más felicidad y ligereza a nuestras vidas!

Escuchen los consejos

Aprendamos a aceptar consejos y críticas constructivas, ya que nos ayudarán a crecer como personas y como profesionales. Es importante escuchar y aprender a aceptar cuando nos equivocamos.

Aprendamos a no reaccionar mal o a juzgar

Tener el hábito de tomar las cosas por el lado personal significa que no se asume que alguien está atacando de alguna manera, cuando en realidad puede estar bromeando o teniendo un mal día. Aprendamos a controlar las emociones. No saquemos conclusiones precipitadas. Otras personas también cometen errores, por eso, aprendamos a ser pacientes.

Permítanse frustrarse

Los deseos a veces no se pueden cumplir, por lo que una buena dosis de paciencia, prueba y error son las claves para seguir avanzando.

Cambiemos el enfoque

La desmotivación tiene que ver con la percepción de que los deseos pueden llegar a ser inalcanzables. Uno de los cambios que debemos hacer es empezar por definir las metas, los deseos, los objetivos, según las posibilidades reales.

Sonreir

Las personas que usan el humor para lidiar con el estrés tienen un mejor sistema inmunológico, menor riesgo de ataques cardíacos y accidentes cerebro-vasculares, experimentan menos dolor durante los tratamientos dentales y viven más tiempo en promedio. La risa debería ser como una vitamina diaria. Sólo recordar los momentos divertidos puede mejorar su relación. El estado de ánimo puede traer muchos beneficios a su vida.

Tengamos contacto con alguien

El tacto puede reducir el estrés, mejorar su rendimiento laboral y ayudarle a ser persuasivo. Los abrazos nos hacen más felices. El sexo puede ayudar a prevenir los ataques cardíacos, mejorar su sistema inmunológico y hacerlo mucho más productivo y creativo.

Hagamos un esfuerzo

Recordemos que debemos valorar todo lo que se hace, tanto como sea posible. Tener una vida más tranquila, ligera y feliz es para los valientes. Requiere de esfuerzo y fuerza de voluntad. Sin embargo, lo esencial es entender que tener una vida más ligera no es algo imposible, es un trabajo constante que nos ayuda a convertirnos en las personas que queremos y, lo más importante, a traer un poco de alegría a nuestra vida y al mundo.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *