Cómo saber cuando es una inversión inteligente

La inversión se puede definir de esta manera: Invertir dinero con el fin de hacerlo crecer, por ejemplo, en un plan de ahorro, en bienes raíces o en acciones. Por lo general, durante un período de tiempo largo. Pero no todas son una inversión inteligente.

Comprar muebles nuevos o un coche no cuenta como una inversión clásica. Porque: El dinero invertido no aumenta. Estas compras se describirían más bien como un “consumo”.

Una especulación también se contrasta claramente de una inversión: con la primera se compra con la esperanza de un beneficio rápido y, en el mejor de los casos, alto. Todo esto es un juego, con un resultado relativamente incierto.

La influencia de los aspectos personales al momento de hacer una inversión inteligente

Volviendo a la pregunta inicial “¿Cómo invertir inteligentemente?”

Tan diferentes como son las personas, tan diferentes son las razones para invertir dinero. Mientras que uno simplemente quiere ahorrar dinero, el siguiente persigue una meta clara – por ejemplo, comprar su propio yate y navegar alrededor del océano pacífico.

La siguiente persona está impulsada por objetivos sociales; otra persona, un visionario, quiere invertir más dinero en innovación e investigación.

Quizás usted pueda identificarse en uno de los “estereotipos de inversionistas” descritos. O quizás hay una razón completamente diferente para que usted invierta.

Una cosa está clara: las razones personales para invertir tienen una influencia significativa en cómo se aborda y se responde a la pregunta “Cómo invertir inteligentemente”.

Sed de riesgo y otros factores

La manera en que se clasifica una “inversión inteligente” también está influenciada significativamente por la sed personal del riesgo. ¿Perteneces al tipo de “aventurero dispuesto a correr riesgos”? ¿Una vida sin riesgo sería como un taco sin salsa para ti? ¿O es más consciente de la seguridad financiera y ya está planeando para las generaciones venideras? Tal vez usted se encuentre en algún punto intermedio. Dependiendo del extremo del espectro en el que se encuentre, la “inversión inteligente” se clasifica de forma muy diferente en ambos “grupos”, una es arriesgada y otra de bajo riesgo.

Evidentemente que no existe una estrategia universal para la inversión inteligente. La personalidad y los valores juegan un papel importante.

Cuál es mi respuesta

Desde mi punto de vista, hay algunas claves que hacen que la inversión sea inteligente: Invertir inteligentemente significa ahorrar dinero con el objetivo de que este aumente.

Pero para mi, la inversión inteligente también significa invertir en empresas o proyectos que realmente entendemos. Empresas que tienen una posición monopólica en el mercado o que trabajan de cerca con los gobierno. También en proyectos que tienen un enorme potencial en las décadas por venir, como son la inteligencia artificial, investigaciones de longevidad, etc.

La inversión inteligente significa, por último, pero no por ello menos importante, largos plazos y tranquilidad cuando se trata de inversiones. Creo que las mejores inversiones pueden ser las que tienen un plan a largo plazo.

La inversión inteligente depende del individuo

El dinero es un medio de comunicación que asigna un cierto valor a una cosa. El dinero es un medio de transferencia de seguridad y comodidad en el mundo. En lo que gastas tu dinero y en lo que lo inviertes, siempre refleja tu personalidad y tus valores. Al final, la pregunta “Cómo invertir inteligentemente” sólo puede ser respondida por cada individuo. Sólo si usted clasifica personalmente una inversión como inteligente debería realizarla.

Pero tome en cuenta que una inversión inteligente debería resumirse siempre en: Longevidad, rendimiento y solidez.