Consejos para tomar el control de tus finanzas

Tomar el control de tus finanzas personales es el primer paso para organizar tu vida financiera, de una vez por todas equilibrar tus ingresos y gastos, y ahorrarte dinero para tener seguridad en el futuro y cumplir tus sueños. Al hacer del control financiero parte de tu rutina, puedes saber exactamente hacia dónde va tu dinero, evitar sorpresas al final del mes (como saber que tu cuenta ya está en rojo antes del día 30) y planificar tus finanzas de acuerdo a lo que realmente puedes gastar. Echa un vistazo a los consejos sobre cómo controlar las finanzas personales y mantener este hábito en tu vida diaria:

TOMA NOTA DE TUS GASTOS DIARIOS

Anotar tus gastos diarios es la mejor manera de identificar cómo estás gastando tu dinero. El proceso es simple: anota el gasto y, junto a él, la cantidad. Para poder trabajar, es importante no olvidarse de registrar incluso los pequeños gastos, como chicles, pequeños bocadillos, revistas, pasajes de autobús, etc. No importa qué tan bajo parezca ser el valor que descuenta de tu presupuesto, cuando se suman, estos pequeños gastos pueden hacer una diferencia al final del mes. Anotar los gastos diarios también ayuda a identificar dónde estás gastando tu dinero, ver las categorías del presupuesto donde están los gastos más grandes y dónde puedes ahorrar.

TEN UNA HOJA DE CÁLCULO FINANCIERA

Una hoja de cálculo financiero puede ser una herramienta muy útil para dar un seguimiento de las finanzas personales. Esto puede ser creado desde cero – en un programa como Excel o Google Sheets – o descargado directamente de Internet. La primera opción puede ser ventajosa para aquellos que desean un documento personalizado, ya que las categorías de gastos e ingresos se crearán de acuerdo a tu realidad. Por otro lado, la descarga de una plantilla ya preparada no requiere el dominio de las herramientas de tabla y es también práctica y rápida, aunque será limitada: puedes elegir una hoja de cálculo adaptada a tus objetivos y necesidades financieras (con espacio para inversiones, área de planificación financiera, etc.). Independientemente del modelo de hoja de cálculo que elijas, es importante crear una rutina para registrar todos tus gastos e ingresos en ella, y también para controlar tu situación financiera semanalmente. Por lo tanto, sabrás cuánto puedes gastar todavía en el mes de acuerdo con los ingresos todavía disponibles.

UTILIZA UN GERENTE FINANCIERO

¿No eres lo suficientemente paciente para anotar los gastos por gastos y aún así tienes que transferir las cantidades a una hoja de cálculo? Entonces decide por un gerente financiero automático para que tome el control de tus finanzas personales. La ventaja del sistema es que se puede acceder a él desde cualquier lugar (dependiendo de la opción elegida, incluso desde el smartphone), mantiene sus datos seguros y se pueden actualizar automáticamente.

Existen diferentes gestores financieros del mercado. Fáciles de usar que organizan tus finanzas en menos de dos minutos. Basta con introducir los datos de la banca por Internet y arrastrar todos los movimientos realizados a la herramienta en la cuenta corriente y en la tarjeta de crédito, categorizándolos automáticamente. Esto hace que sea mucho más fácil saber dónde reducir costes y dónde ahorrar dinero.

MUCHAS DEUDAS

La liquidación de deudas debería ser siempre prioridad. Sólo así es posible tener una vida financiera equilibrada y ahorrar dinero para hacer realidad tus sueños en el futuro. Por lo tanto, además de anotar los gastos y entender cómo funcionan tus finanzas, es esencial que enumeres todo lo que debes y para quién: banco, tarjeta de crédito, amigos. Luego apuntar el valor actual de la deuda, incluyendo el interés que estás pagando. Siempre da prioridad a las deudas más elevadas – tales como cheques especiales y tarjetas de crédito – y ten cuidado de no consumir más del 30% de tus ingresos netos mensuales.

CREA UNA RESERVA FINANCIERA

Contar con un fondo para emergencias es esencial para evitar quedar atrapado en caso de un evento imprevisto en tu vida, como un auto roto, una enfermedad inesperada o la pérdida de tu trabajo. Así que si no tienes deudas, guarda al menos el 15% de tus ingresos netos mensuales para formar esta reserva financiera, que debería ser de tres a seis meses de salario. Para evitar el riesgo de olvidarte de depositar la cantidad, programa la transferencia a una cuenta de ahorros u otra forma de solicitud para un día cercano a la fecha en que recibas tu salario. Así, no corres el riesgo de caer en la tentación y gastar el dinero innecesariamente.

¡HUYE DE LAS COMPRAS IMPULSIVAS!

Las compras impulsivas son uno de los más grandes enemigos para la vida financiera saludable. Para evitar este hábito y mantenerse al día con las finanzas, comienza a planificar tus compras. ¿Necesitas una nueva camiseta? Espera por lo menos 30 días para concluir si es realmente necesario. Después de eso, busca los precios y, preferiblemente, intenta optar siempre por pagar en efectivo. Además de poder negociar un descuento de hasta el 20%, no correrás el riesgo de caer en la trampa de las cuotas, lo que puede acabar desequilibrando tu presupuesto por adelantado.

PLANEAR, PLANEAR, Y PLANEAR

Una buena planificación va de la mano con el control financiero personal. Para tu tranquilidad cuando se trata de administrar tus finanzas, comienza a planificar tus metas de gastos para el próximo mes. Define cuánto puedes gastar en cada categoría de tu presupuesto dando prioridad a los gastos fijos esenciales como el alquiler, el condominio y las cuotas escolares. A continuación, pasa a gastos variables, pero por lo tanto esenciales, como las facturas de electricidad, gas y supermercados. Después de definir los gastos esenciales, se deben establecer para los relacionados con el estilo de vida, como el cuidado personal, el ocio y la restauración, siempre teniendo cuidado de mantenerse en el objetivo. Incluso los sueños financieros deben ser planeados. Si deseas realizar un viaje, por ejemplo, define el período en el que te gustaría ir, cuál es el costo total del proyecto y cuánto debes ahorrar al mes para lograr este objetivo.

Saber cómo controlar las finanzas personales es solamente una cuestión de hábito. Cuanto más practiques, más sencillo será y mejores serán tus finanzas. Estas siempre estarán equilibradas.

¿Has aprendido la manera de controlar tus finanzas personales? ¿Puede esto hacer una diferencia en tu relación con el dinero?
Pon a prueba estos consejos y con el tiempo, dominarás este beneficioso hábito.

Revisa también: Cómo ganar dinero en internet

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *