Beneficios de los autos eléctricos vs los convencionales

Beneficios de los autos eléctricos vs los convencionales – El tema sobre la sostenibilidad del planeta ha comenzado sus búsquedas y ha generado un nuevo concepto de movilidad.Es por ello que, los autos eléctricos están ganando un gran peso en la industria automovilística, ya que se presentan como una convincente alternativa y ecológicamente correcta.

Sin embargo, debemos destacar que las ventajas que ofrecen éste tipo de automóviles, en comparación con los carros tradicionales, no se limitan al respeto del medio ambiente. También existen grandes ganancias financieras e institucionales para las marcas que eligen este tipo de vehículos.

Echemos a continuación un vistazo a los beneficios de los autos eléctricos y comprendamos el por qué vale la pena invertir en este tipo de autos. Comprobremos:

1. Respetando al medio ambiente

Este tipo de automóviles se alimentan de electricidad, por lo que no requiere el uso de combustible. Es de ésta manera, que se trata de una alternativa que contribuye a un planeta más limpio, ya que los carros eléctricos no emiten gases contaminantes.

Vale la pena añadir que, incluso si la energía utilizada para cargar la batería del vehículo procede de una central térmica, se siguen generando menos residuos contaminantes que en el caso de los autos alimentados con combustibles fósiles como la gasolina yo el diésel.

Otra buena estrategia para reducir aún más los niveles de agresión al medio ambiente es optar por coches eléctricos cuya fuente de energía eléctrica sea renovable, es decir, que provenga de plantas hidroeléctricas o eólicas. De esta manera se tendrán cero emisiones y se conviertirán en una alternativa sostenible y aún más interesante.

2. Una mejor eficiencia

La eficiencia de los carros tradicionales es sólo del 40%, mientras que los autos eléctricos tienen un rendimiento cercano al 90%. En otras palabras, los vehículos con motor eléctrico consumen menos energía para hacer el mismo esfuerzo que los motores de combustión.

Y las ventajas que ofrecen estos automóviles no terminan ahí. Un motor tradicional puede quedar inutilizado cuando se producen fallos en la circulación del aceite y otros componentes o en el sistema de refrigeración. Los coches eléctricos no tienen tales componentes, por lo que son más simples y reducen el desgaste del motor, que es más compacto y fiable.

Es importante mencionar que el motor eléctrico también es más ligero, alcanza una velocidad máxima mucho más alta y es más rápido de arrancar que un motor de pistón, porque al pisar el acelerador el motor se pone en marcha casi instantáneamente.

Otra de las ventajas que ofrece éste tipo de automóviles es que prescinden del uso de marchas, ya que tienen un engranaje continuo que funciona hasta una velocidad determinada y sólo tienen un mecanismo para señalar la marcha en la caja de cambios y que permite que el vehículo se mueva hacia atrás. En pocas palabras, después de arrancar el coche no es necesario cambiar de marcha, sólo usar las funciones de aceleración y retroceso. Este diferencial aumenta el nivel de energía que llega a las ruedas.

Los autos eléctricos también tienen una excelente distribución interna, ya que en lugar de estar unidos al capó, el motor eléctrico puede descentralizarse y colocarse en cada una de las cuatro ruedas y sincronizarse a través de un software. Esto proporciona nuevas posibilidades de diseño para la máquina.

Dado que un motor eléctrico también tiene su función como la de un generador eléctrico, la mayoría de estos carros también tienen un sistema de frenado regenerativo, el cual permite recargar la batería mientras se frena. De esta manera, la energía que proviene del frenado se convierte en energía eléctrica que se almacenará en las baterías. Es importante destacar que se pueden cargar en cualquier lugar, sólo en un enchufe convencional.

3. Su uso es de costos más bajos

Posiblemente se puedan encontrar en el mercado autos con motores eléctricos de alta potencia e incluso más baratos que los automóviles de combustible fósil, esto se debe a que el motor no necesita escapes, aceite, mangueras, y entre otras cosas.

También existe un menor costo de mantenimiento y de operación, ya que la energía eléctrica no alcanza el precio de la gasolina. Por lo tanto, la investigación de la Agencia Nacional de Energía Eléctrica (Aneel) revela que el uso de este vehículo es aproximadamente cuatro veces más barato que un coche convencional.

Debido al menor número de piezas móviles y a la circulación de aceite, el motor sufre menos desgaste, por lo que no es necesario realizar tantos mantenimientos, como los cambios regulares de aceite que requieren los autos tradicionales.

El sistema de frenado regenerativo mencionado en el punto anterior también contribuye al ahorro de los costos. En el caso de los autos tradicionales, al utilizar el sistema de frenos para frenar el vehículo o detenerlo, el consumo se infla. En el caso de los autos eléctricos, éste sistema ayuda a regenerar la energía a través de la frenada y, en algunos casos, la desaceleración. Añádase a esto el hecho de que en algunos lugares al rededor del mundo, los autos eléctricos con un precio inferior a un determinado valor tienen a su disposición la exención del 50% del impuesto (Impuesto sobre la Propiedad de Vehículos de Motor para ser exactos).

4. Posee una dirección más agradable

El motor eléctrico es menos ruidoso que los motores de combustión. Esto se debe a que el vehículo funciona mediante un regulador que transmite la cantidad correcta de energía de las baterías al motor. Para ello se deben conectar dos potenciómetros al pedal del acelerador y la cantidad de energía utilizada varía según la demanda requerida por el motor.

En otras palabras, además de reducir la contaminación atmosférica, también es posible reducir la contaminación acústica, especialmente de los centros urbanos, que generalmente experimentan el problema del tráfico pesado.

Así que, la conducción se vuelve más agradable, ya que son más silenciosos y no tienen sistemas de escape. El hecho de que el motor sea más ligero también hace que la conducción sea más suave que en un coche tradicional.

5. Incentivos fiscales

Con el fin de gestionar la sostenibilidad, existen algunos programas de incentivos para el desarrollo y el uso de automóviles eléctricos.

Los descuentos aplicados para los coches basados en la energía eléctrica son un ejemplo de ello. Esta exención se aplica también a los autos propulsados por hidrógeno, así como a los vehículos híbridos, que son propulsados por motores de combustión (gasolina) y también por motores eléctricos o de hidrógeno.

El objetivo de estos programas es estimular la innovación, especialmente en lo que respecta a la ecología, y así abaratar y popularizar este tipo de autos en el mundo.
El despliegue de los coches eléctricos: cómo hacerlo

Para las empresas que desean invertir en este tipo de automóviles y adoptar otras prácticas sostenibles, vale la pena recurrir al software de inteligencia logística.

Softruck es una excelente alternativa, porque además de llevar a cabo una gestión optimizada de los vehículos, también contribuye a la elaboración de estrategias que permitirán reducir los costos funcionales y mejorar los recursos de la compañía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *