8 Tips para evitar gastos innecesarios

¿Quieres reducir gastos innecesarios? Echa un vistazo a estos 8 consejos

Casi todo el mundo necesita ahorrar dinero en algún momento de su vida, ya sea para hacer una nueva inversión o para pasar el mes con un poco más de comodidad. Si tú también tienes esta meta, primero necesitas cambiar algunos hábitos, para que sólo entonces puedas reducir costos y lograr un gran equilibrio financiero.

¿No tienes idea de cómo empezar?
¡Entonces sigue los siguientes tips!

1. LLEVA LA CUENTA DE LOS GASTOS

Es muy difícil reducir los gastos cuando no se hace un seguimiento de todas las fuentes de gasto que se tienen. Para averiguar dónde se desperdicia el dinero, es importante anotar los valores de entrada y salida en un cuaderno u hoja de cálculo. Emplea esto todos los meses y anota incluso el precio de compra más simple, como un café o un bocadillo de panadería.

Al anotar los datos con frecuencia, comprenderás el impacto real de cada gasto o hábito de consumo en el presupuesto familiar. La ventaja es que puedes definir claramente cuáles son los gastos innecesarios que se reducirán o recortarán completamente durante mes.

2. RENEGOCIAR LAS DEUDAS EXISTENTES

Los intereses que se cobran por el uso del límite especial de cheques y la tarjeta de crédito rotativa se encuentran entre los más caros del mundo. Si tú sacas ventaja de estos recursos para pagar tus deudas principales, puedes estar seguro de que tarde o temprano encontrarás un desequilibrio en su presupuesto.

Una alternativa para minimizar el impacto en las cuentas es renegociar las deudas existentes. Si es posible, trata de contratar un tipo de crédito con interés más bajo para poder saldar el saldo pendiente.

3. HAZ UNA LISTA ANTES DE REALIZAR TUS COMPRAS

Muchas personas tiene el hábito de hacer listas de compras antes de ir al supermercado. Además de evitar el olvido de artículos específicos, este hábito también ayuda a reducir costes, ya que limita el grupo de productos que se colocarán en el carrito.

La herramienta es tan valiosa y útil que se puede utilizar para otros tipos de compras familiares también. Por ejemplo: antes de ir a centros comerciales y tiendas de ropa, puedes tomar tiempo y reflexionar sobre las piezas que realmente necesitas en ese momento. Puede ser un abrigo de invierno o un par de zapatos para reemplazar ese par que se quedó olvidado en el viaje a la playa.

Convierte las listas en verdaderos aliados de tu vida cotidiana y verás lo fácil que es resistir el consumo impulsivo.

4. REVISA LOS HÁBITOS TUYOS Y DE TU FAMILIA

Ahorrar dinero se convierte en una tarea mucho más sencilla cuando todos en el grupo familiar participan en este desafío. Para animar a otros, habla sobre la importancia de reducir los gastos y también cita los beneficios que se pueden obtener al trabajar juntos.

Mira ejemplos de hábitos que pueden ser revisados y modificados de acuerdo a tus metas financieras:

  • Sustituir el paquete de televisión de pago por un plan más barato;
  • Reducir la frecuencia de recarga de crédito en los teléfonos celulares;
  • Evita el uso del coche en viajes muy cortos o de destinos que están cerca de casa;
  • Reducir el número de comidas que se toman fuera de casa.

Estos pequeños cambios ya generarán grandes ahorros durante el mes y pueden ser adaptados de acuerdo a las necesidades actuales. La ventaja es que la familia puede planificar mejor el uso del dinero para programas y actividades que satisfagan a todos. Si vives sol@, podrás llevar a cabo esta tarea de manera más sencilla.

5. UTILIZA APLICACIONES PARA REDUCIR LOS COSTOS

Cuidar el presupuesto, hacer un seguimiento de las deudas y planificar las adquisiciones son tareas bastante aburridas como para hacerlas todos los días. Para aquellos que no tienen mucha paciencia con las hojas de cálculo o que siempre se olvidan de escribir los datos en un cuaderno, el reto se vuelve aún mayor.

La buena noticia es que ya existen aplicaciones desarrolladas para este fin y que pueden convertirse en aliados a la hora de reducir los costos de gastos. Además de la practicidad de operar la información en el teléfono celular, este tipo de herramienta aporta mayor agilidad y precisión.

¿Realmente te interesaba? Después evalúa las opciones del mercado para encontrar el modelo de aplicación que mejor se adapte a tus necesidades.

6. CREAR UNA RESERVA DE EMERGENCIA

Ya hemos hablado de cómo las listas de compras y el cambio de hábitos puede ayudarte a contener los gastos innecesarios, ¿verdad? Resulta que no todo en la vida puede ser planeado y predicho por la familia. Y es precisamente para hacer frente a situaciones inesperadas o sorpresas que se necesita crear de una reserva de emergencia.

Cuanto mayor sea la cantidad de dinero asignada a la reserva familiar, más comodidad y seguridad tendrás ahora y en el futuro. Si alguien tiene un accidente, se enferma o se queda sin trabajo, se puede utilizar la reserva para cubrir los gastos imprevistos. Como resultado, tus ingresos mensuales y sus activos se ahorrarán para asegurar la estabilidad financiera.

7. EVITA GASTOS INNECESARIOS DE LAS TARJETAS DE CRÉDITO

Las tarjetas de crédito están entre los mejores villanos de las finanzas personales. Esto se debe a que, además de fomentar el aumento del consumo, los condenados también ocultan tasas de interés muy altas en cuotas interminables. Con la falsa sensación de dinero sobrante, el consumidor se hunde en deudas que, sumadas, pueden alcanzar un valor impagable. Pagando hasta 5 veces más por lo que adquieres.

No caigas en la trampa de parcelar todas tus compras, porque esto generará cuentas bancarias incontroladas. En primer lugar, reflexiona sobre la necesidad real de aprovechar una determinada promoción o condición que parece inolvidable.

Cuando pagas en efectivo, sientes el peso en tu bolsillo y comienzas a evitar el consumo no regulado. Toma la prueba y deshazte de los intereses no deseados que rompen el presupuesto.

Lea también: 7 Razones para no utilizar una tarjeta de crédito

8. PAGA TUS CUENTAS A TIEMPO

¿Alguna vez has oído decir que las personas suelen dejarlo todo para el último minuto? Si crees que encajas en este grupo, es más que tiempo para revisar las prácticas y costumbres dañinas.

Cada mes, las facturas de agua, electricidad, teléfono e Internet deben ser pagadas en una fecha específica. Es por eso que los que no pagan estas cantidades dentro de la fecha límite terminan recibiendo multas e intereses por el retraso. Puedes incluso pensar que el cargo extra es algo pequeño, pero ¿puedes imaginar el peso de estos cambios de un todo año?

Haz un esfuerzo para pagar las cuentas a tiempo. No es difícil y sólo requiere un poco de planificación y disciplina. Recuerda que, al final, tendrás que hacerlo de todos modos, así que será mejor que llegues a hacerlo temprano y no causar dolores de cabeza.

Ahora que conoces las principales tácticas para reducir costos, selecciona las que mejor se adapten a tu realidad y logres estabilidad financiera.