7 Claves para ganarse a las personas

El primer paso para conquistar a las personas es tomar conciencia de que esto es posible. Las habilidades están dormidas dentro de cada uno de nosotros, pero es necesario rescatarlas, practicarlas y perfeccionarlas.

Cuando una persona tiene la habilidad de relacionarse bien y de ser admirada a donde quiera que vaya, comúnmente se denomina que es una persona muy carismática. Lo que pocos saben es que una persona no nace carismática, pero, con el tiempo, puede adquirir las habilidades que la llevan a ser carismática. Aunque claro, también a veces se trata de la personalidad de esta persona.

El gran sociólogo alemán, Max Weber, fue el primero en utilizar la palabra carisma en la primera mitad del siglo XX en sus escritos sobre las cualidades de dirección que capturan la imaginación de las masas e inspiran una alianza y devoción inquebrantables.

A partir de ahí, la palabra se ha relacionado automáticamente a las personas que están expuestas a las masas o multitudes como líderes, artistas, políticos, hombres de negocios, religiosos, y que ejercen el don de la influencia o la fascinación sobre el público.

Si eres parte de este grupo de gente que sólo se ve impresionada por la presencia de personas a las que se les consideradas carismáticas, recuerda que el carisma no ocurre de la noche a la mañana. En general, es un logro, casi siempre asociado a una habilidad específica, como la capacidad de hablar, de negociar y de liderar, que son algunos ejemplos.

Las personas carismáticas tienen una personalidad distinta, cautivadora, capaz de satisfacer todas las necesidades de los demás en términos de motivación y reconocimiento, aunque no admitan esta condición de desapego o superioridad.

El carisma puede entenderse como el talento natural para influir en las personas y también para promoverse a sí mismo a través de él. Gente como Zilda Arns, Hebe Camargo y Nelson Mandela expresaron su carisma con extrema naturalidad. La mayoría quería acercarse a ellos, hablar con ellos, tocarlos, escucharlos, sentirse parte integral de su universo y de su aprecio.

El poder del carisma está determinado por la capacidad de los individuos de generar un cambio histórico en la Tierra. Cuando piensas en el carisma, pronto piensas en personas como Airton Senna, Elvis, John Kennedy, Jesucristo, la Madre Teresa de Calcuta y Mahatma Gandhi. Entre otros grandes personajes.

Aunque ya no siguen en este mundo, estas figuras siguen ejerciendo influencia sobre miles de seguidores y admiradores. Han conquistado a las personas, tanto por su trabajo como por su forma de comunicarse.

¿Qué es lo que causa que estas personas influyan profundamente en la humanidad? Se pueden atribuir demasiados factores a las personas que se ganan a otros, pero tienes que responder algunas preguntas muy simples antes de intentar entender los secretos.

¿Alguna vez te has encontrado en el camino de algún carismático malhumorado, gruñón o feliz con la desgracia de otra persona? ¿Conoces a un ser carismático que sea un fanático de los chismes, el luto, el pesimismo o la venganza? ¡Claro que no!

Las personas carismáticas son iluminadas, dotadas de una energía positiva y superior. Tienen en mente y en el alma la sonrisa abierta y cautivadora, el espíritu de altruismo y docilidad.
En general, entienden su papel como algo decisivo para cambios positivos y transformadores en el entorno en el que operan, ya que ejercen voluntariamente su vocación al servicio de la humanidad con una gran simplicidad.

La buena noticia sobre todo esto es que cualquiera puede trabajar para que su personalidad sea más atractiva y carismática. No, esto no se trata de la belleza, de un cuerpo escultórico o de tener dinero en el banco, sino de sencillez, valores y principios.

¿En verdad deseas ganarte a las personas? El primer paso para lograrlo, es tomar conciencia de que esto si puede ser. Es posible. Las habilidades están dormidas dentro de cada persona, pero es necesario rescatarlas, practicarlas y perfeccionarlas.

1. Debes ser natural

La naturalidad es lo que hace que algunas personas sean más carismáticas que otras; no inventes, evita ser lo que no eres, sé simple y original. Nunca debes fingir. Esto podría rápidamente delatarse.

2. Sé respetuoso con las personas

Hay que tener respeto y consideración por las personas, independientemente de su nivel de educación, sexo, color, credo, cultura u origen; el respeto es una condición universal para la supervivencia de las naciones y para el diálogo entre los pueblos. Esto se trata de un valor fundamental para llegar a ser carismático con naturalidad.

3. Debes ser gracioso con las personas

El humor es un imán para muchas personas, hace el bien, vigoriza, atrae a los amigos y repele a los enemigos. Además de que denota gran inteligencia y es saludable para todos.

4. Siempre sé optimista

Nadie puede vivir con gente pesimista, tóxica, mala, amargada y gruñona que se pasa todo el tiempo tratando de contradecir la belleza del sol y de la luna.

5. Aprende a escuchar a los demás

Lo que la gente más necesita es alguien que le dé oído y esperanza. Escuchar a las personas es importante para que sepan que te importan.

6. Siempre recuerda los nombres de las personas

Para las personas, su nombre es el sonido más dulce e importante que existe. Alguien puede estar perdido en medio del desierto, pero si de pronto escucha a alguien gritar su nombre, la esperanza renace y los ojos brillan, porque el nombre de la persona es el bien más preciado. Además está poderosamente vinculado a nuestro ser.

7. Muéstrate alegre y humaniza todo lo que deseas expresar

procura tratar a las personas con mayor importancia que a ti mismo, después de todo, todos necesitamos sentirnos especiales.

Estas son algunas claves para ganarse a las personas. ¡Esperemos sean de utilidad para ti!