14 Actitudes de un buen líder

Muchas personas buscan aprender el arte de dirigir un grupo de personas o equipo. Sin embargo, ser un líder es algo mucho más inconsciente y automático que el simple hecho de tomar responsabilidad.

Bajo presión, el líder es quien necesita definir las mejores soluciones de forma rápida y espontánea. Pero… ¿cómo es que saben los líderes cuál de las decisiones tomar? El proceso de determinar con convicción el resultado de una situación imprevista está relacionado con la acumulación de experiencias adquiridas a partir de circunstancias cotidianas. Después de tantas de estas, se vuelven inmunes a la presión e intuitivos en el desarrollo de estrategias. Los líderes más exitosos son aquellos que toman decisiones instintivas.

Durante mi experiencia en diversos empleos conocí a todo tipo de personas y equipos. Tuve buenos, regulares, malos y pésimos líderes. En esta publicación de menciono algunas actitudes que a mi parecer debe tener un buen líder.

Para mejorar tu capacidad de liderazgo y sigue estas 14 actitudes diarias para triunfar en el trabajo.

1. UN BUEN LÍDER BRINDA SEGURIDAD AL EQUIPO

Muchos líderes intimidan a su equipo por su nombre, título y poder cuando entran a una sala. Sin embargo, los líderes más exitosos animan a otros a expresar sus opiniones. Animar al equipo es un papel clave en la creación de un entorno seguro en el que todos tengan confianza para expresar sus puntos de vista. Además de que un verdadero líder es quien atribuye de manera positiva y ayuda a su equipo.

Un buen líder acepta la crítica constructiva y no solo reparte crítica a su equipo. Cuando un líder pide retroalimentación de cómo piensan que está llevando a cabo su rol de líder, puedes estar seguro que estás en buenas manos.

2. UN BUEN LÍDER HACE QUE SUCEDA

Los líderes son expertos en tomar decisiones enfocan el diálogo entre los miembros del equipo para llegar a una conclusión estratégica. Como parte de un proceso de trabajo natural, se comprometen a que esto suceda en todo momento.

En cambio, un mal líder puede tener mil ideas pero no lleva a cabo ninguna de ellas y espera a que su equipo las ejecute sin ninguna planeación ni correcta delegación de actividades.

3. COMUNICA LAS EXPECTATIVAS

Los grandes líderes son grandes comunicadores. La función de informar al equipo sobre el desempeño de un determinado período es parte de la posición de liderazgo, es indispensable. Alertar a los empleados sobre los valores de la organización asegura que las tareas se realicen correctamente.

4. DESAFÍA A QUE EL EQUIPO PIENSE

Los mejores líderes siempre conocen la capacidad del equipo con el que trabajan, por lo que saben exactamente cómo desarrollar las características de cada empleado. Utilizan sus propios conocimientos para desafiarlos a lograr siempre más. Ellos sobresalen en hacer que todos estén cómodos para crecer. Esto representa un tipo de entrenamiento para mejorar las capacidades del equipo.

5. ES RESPONSABLE CON SU EQUIPO

Los líderes exitosos permiten que todos se cobren unos a otros. Esto no significa que estén admitiendo una especie de control, sino que están asegurando la proactividad de su equipo. Actuar de manera responsable ante compromisos hacia los demás es una gran señal de que el líder también se enfoca en los resultados del grupo.

6. SÉ UN EJEMPLO

No todos practican lo que predican y pocos son conscientes de sus acciones. Sin embargo, saben que son observados constantemente, porque sirven como un espejo para aquellos que quieren aprender. El líder es el más objetivo del equipo, por eso debe mostrar ser un ejemplo de excelencia para el resto.

7. RECOMPENSA AL BUEN DESEMPEÑO

Un gran líder sabe cómo reconocer los esfuerzos de los demás (y los propios) sin preocuparse por los resultados. Esto demuestra la confianza existente en el equipo, ya que es consciente de que con trabajo duro y colectivo se puede alcanzar juntos los objetivos fijados. La recompensa es esencial para animar a los empleados.

8. PROPORCIONA RETROALIMENTACIÓN

Los empleados desean saber si están rindiendo bien. Presta atención y aprecia las ideas ya que esta es una forma de mostrar la importancia de cada uno de los miembros del equipo, creando así una relación de confianza mutua.

9. APROVECHA TODOS LOS TALENTOS DE TU EQUIPO

Es importante conocer el talento del equipo, pero saber cómo utilizarlos es ser un líder nato. Los expertos en la materia son capaces de utilizar la habilidad única de cada empleado de acuerdo a situaciones específicas.

10. HACE PREGUNTAS Y PIDE CONSEJOS

«Tener más y más conocimientos» es el lema de un buen líder que busca constantemente el conocimiento. Un buen líder hace preguntas y pide consejos a los demás para ayudarte a aclarar y desarrollar las actividades de la mejor forma posible.

11. RESUELVE LOS PROBLEMAS

Los líderes exitosos se van contra los problemas de frente y saben cómo descubrir la esencia del problema en cuestión. De esta manera, aprenden a no evitar situaciones incómodas y solucionar todo a tiempo.
Estar a la vanguardia en la vida es hacer las cosas que a la mayoría de la gente no le agrada hacer.

12. EL LÍDER CREA UN ENTORNO POSITIVO PARA TU AMBIENTE

Un líder que inspira sabe cómo crear una cultura de trabajo positiva. Amigable, respetado y obstinado, entiende bien el tono para motivar a los empleados. El ambiente agradable aumenta la fuerza de voluntad e inspira a su equipo.

En cambio, un mal líder:

  • Siempre tiene la razón
  • Pregunta cada 10 minutos el avance de las actividades
  • Se molesta si le indican que su idea no es la mejor manera de  afrontar un proyecto
  • Genera desconfianza en el equipo
  • Genera desconfianza para hacer uso de tus beneficios como empleado, ejemplo: las vacaciones.

Todos los puntos de un mal líder mencionados anteriormente crean un ambiente tóxico en el equipo. ¿Quién querría estar en un ambiente así?

13. UN BUEN LÍDER ES UN BUEN MAESTRO

Un líder es un maestro, uno que nunca deja de enseñar porque siempre está motivado para aprender y ayudar. Deja a tus empleados bien informados, esta es una práctica habitual de valor extremo.

14. RECONOCE LA INFLUENCIA QUE TIENE

A los líderes les encanta ser líderes y no por el poder, sino por el impacto que pueden llegar a crear en los demás. Alguien que tiene el poder de influenciar a otros, es un líder.