10 Factores a considerar entre dos ofertas de trabajo

En caso de tener duda sobre dos ofertas de trabajo, ¿elegirás la que más te pague? Descubre otros de los factores además del dinero que merecen la pena analizar al elegir tu destino laboral.

Las decisiones siempre implican apuestas y riesgos. ¿Cómo elegir tal o cual área, tal o cual trabajo, cuando tu trayectoria puede ser diseñada de tantas maneras posibles?

La elección es particularmente difícil cuando todas las oportunidades profesionales a tu disposición son, cada una a su manera, muy atractivas. Tal vez sientas que ambas invitaciones merecen un “sí” de tu parte – pero tienes que dejar una de ellas atrás.

Esta evaluación requiere de mucho cuidado. Hay que saber todo lo que se pueda sobre las dos compañías, especialmente la información sobre estas.

Lo que significa, buscar conocidos que trabajen con aquellos potenciales empleadores y preguntarles sobre los detalles importantes como la rutina, el entorno y la “vida real” de la empresa. Otra de las recomendaciones es pedir la opinión a familiares y amigos. Las personas cercanas que saben lo que es importante para ti pueden contribuir mucho a para tomar una sabia decisión.

Echa un vistazo a estos 10 factores a considerar entre dos ofertas de trabajo:

1. LA SALUD FINANCIERA DE LA EMPRESA

Es realmente importante evaluar la salud financiera que vive su potencial empresa. Es bueno saber si la empresa está creciendo o si hay despidos en camino, por ejemplo. No se trata de descartar a un empleador que está pasando por una mala racha. Los problemas pueden ser temporales o se puede aprender mucho de ellos. Lo importante es evitar sorpresas.

2. EL FACTOR DE LOS ASCENSOS

También es necesario verificar las posibilidades de crecimiento de cada empresa a corto, medio y largo plazo. A la hora de comparar las dos ofertas de trabajo, cabe destacar cuál favorece la meritocracia y ofrece un plan de carrera más sólido.

3. LA QUÍMICA CON EL GERENTE

Otro consejo es elegir al jefe que mejor se adapte a tu personalidad y valores. Durante la entrevista de trabajo, tendrás la oportunidad de conocer un poco el perfil del gerente. Si aún tienes dudas, se te aconseja preguntar a los RH de la empresa para obtener más información sobre la persona.

4. EL ALCANCE DE LOS TRABAJOS

Al comparar dos ofertas, es importante evaluar qué ofertas se adaptan mejor a tus expectativas y aspiraciones profesionales. ¿Te agrada lo que harás en esa compañía? ¿Se te das cuenta de la importancia estratégica que tu desempeño puede ganar con el tiempo? Estudiar detenidamente tu futuro rol será esencial para descubrir qué oferta merece más la pena.

Puede que recibas una oferta muy buena hablando en materia económica, pero que sabes que no te ofrece mucho en valor curricular o que no te satisfacerá profesionalmente.

5. EL PODER DE LA MARCA DE LA EMPRESA

¿Cómo es visto el empleador potencial en el mercado? ¿Tiene una marca consolidada? ¿Añadirás reputación a tu currículum? Aunque no debería ser el único factor a tener en cuenta, la fuerza del nombre de la empresa requiere atención.
Pero no hay bien o mal. Un leve emprendimiento también puede ser interesante, esto si tu idea es crecer.

6. RENUMERACIÓN

El salario no es necesariamente lo que debe definirse a la elección de un empleo. Aceptar una propuesta sólo porque paga bien a largo plazo puede resultar en una pesadilla.

De todas formas, la recompensa económica tiene un peso significativo en la decisión. Por lo tanto, la mirada debe estar dirigida a la totalidad del paquete anual, incluyendo los beneficios y las instalaciones. Y el mejor momento para asegurar que vas a recibir una buena paga es justamente a la hora de firmar el contrato. Muchas empresas no son propensas a hacer aumentos salariales a sus empleados sin importar el rendimiento que tengan.

Por eso es importante que negocies bien tu salario antes de firmar un contrato.

7. POSIBILIDAD DE APRENDER

La contraparte esperada de un trabajo no debe ser sólo la ganancia. Las habilidades y competencias que puedan añadir también deberían estar en juego. Esto va desde el aprendizaje técnico hasta las habilidades para relacionarse. Como un puesto que requiere que se te desplace a través de varias áreas dentro de la misma empresa, puede ser más interesante que uno que te mantenga aislado en el escritorio.

8. EL ENTORNO LABORAL

También debe tenerse en cuenta el ambiente organizativo en el que se podría “aterrizar”. Es importante saber de antemano si el perfil del equipo es cooperativo o competitivo.

No existe una respuesta correcta siendo este el caso. Lo importante es que tu futuro entorno tenga que ver con tu personalidad para sentirte cómodo. No te gustaría caer en un entorno laboral demasiado tóxico.

9. LOS RETOS POR RESOLVER

Debes priorizar el trabajo que te dará las mejores historias para el futuro.

Será mejor informarse sobre los retos que te esperan. Saber cuál de los dos puestos que se ofrecen encajan más a tu carrera y esto te asegurará una mejor elección.

10. LA DISTANCIA ENTRE LAS DOS OFERTAS DE TRABAJO

Siempre existe un gran deseo de vivir cerca del trabajo. Es bueno evaluar el tiempo que pasarás viajando a tu lugar de trabajo.

La razón para pensar en esto no es tanto profesional. Pero tiene que ver con la calidad de vida, que también merece un espacio entre sus preocupaciones. Eso ahorraría tiempo y dinero.

En todo momento debes poner primero tu salud y tu familia. Hace algunos años un amigo casado y con dos niños pequeños se encontraba muy entusiasmado porque recibió una oferta en la que le iban a pagar 200% más de lo que ya estaba recibiendo, pero tenía que ir a vivir a 6 horas  de distancia y me preguntó qué hacer, yo le dije “imagina que un día estás en la oficina y recibes una llamada en la que te dicen que tu querida niña está enferma, no es nada grave, pero necesita de atención y el cariño de su padre, qué harías?”. Desde ese entonces mi amigo me agradece el haberle abierto los ojos sobre lo que realmente tenía importancia en su vida.

Revisa también: Cómo hacer dinero en internet con Forex